Badgets culturals

Foursquare y museos: ¿binomio de futuro?

Hace tiempo que se rumorea sobre la pérdida de popularidad de Facebook y Twitter. Y la verdad es que, a pesar de que se augura una esperanza de vida más longeva para estas redes sociales, muchos especialistas en social media recomiendan en todo momento tener un ojo puesto en las nuevas plataformas sociales, apps y demás iniciativas 2.0. que vaya saliendo.

Si bien es cierto que muchos esperamos que acabe de afianzarse Pinterest o Google+, por poner dos ejemplos conocidos, se hace realmente necesario analizar y probar nuevas herramientas. Así lo entiende el Museu d’Arqueologia de Catalunya con la galería de imágenes de Instagram con aires artísticos sobre la exposición Històries de tocador. O el Museu Ideal de Catalunya, que en el su año de vida ha cautivado a más de 750 usuarios que han compartido cerca de 400 objetos e ideas que deberían formar parte de la cultura material e inmaterial de nuestro país.

En este contexto, Foursquare resulta una puesta segura de futuro para cualquier institución cultural. Es un sistema sencillo, intuitivo y con aires de gamificación (a todos nos gustaría ser alcaldable de un museo o conseguir más puntos que nuestros amigos). Hace un par de años, Soledad Gómez esbozaba algunos de los beneficios de esta APP de geolocalización en su blog Mediamusea, pero a lo largo de este tiempo la herramienta se ha ido haciendo un hueco y ahora mismo ya podemos tenerla en cuenta para dinamizar parte de nuestros visitantes. Deberíamos ir pensando en aquellos públicos que se nos escapan normalmente y que, según se dice, se esconden detrás de redes sociales como Tuenti: los adolescentes.

La start-up es relativamente sencilla, siempre y cuando la institución se pueda apoderar de su propio espacio como business. Darle un toque personal, buscar seguidores y ponerse a disposición de los check-in y recomendaciones (o críticas, claro está). Pero, ¿qué puede aportar Foursquare a tu museo? Aquí van algunos detalles, a ver si os convencen:

Captura de pantalla 2013-06-30 a les 19.37.50

1. Badges 

Estas recompensas representan uno de los atractivos principales, la parte más lúdica de la herramienta: si un usuario supera un número concreto de check-in en un lugar, puede colgarse esta medalla o badge personalizada. El “Warhol badge” si visitas más de 5 galerías de art o la “Ciudad condal badge” si has visitado algunos de los principales espacios turísticos de Barcelona. ¿Porqué no pensamos en crear una medalla para los “Locos por la arqueología” o el “Románico badge” pera los visitantes de iglesias de los siglos XI-XII?

2. Specials

No es ninguna novedad, ya lo sabemos. Lo ofrecen contínuamente revistas, publicidad o Facebook mismo: descuentos, ofertas y regalos. Cada vez que hagamos un check-in en un lugar “Special”: unas olivas gratis en un bar del barrio de Gracia o un pack de 6 helado en la cadena de supermercados La Sirena. Resultaría bien fácil aplicarlo en cualquier espacio vinculado al patrimonio cultural, ¿no es así? El Museu de la Moto ofrece un descuento por geolocalitzarnos en su museo. Por su parte, el Museo Marítim de Bilbo nos propone realizar un check-in conjunto entre tres amigos a cambio de una entrada gratuita.

Captura de pantalla 2013-06-30 a les 20.51.48

3. Listas

Son listados que cada usuario considera imprescindibles, y que la resta de personas puede seguir. Estamos habituados a las listas de Twitter o Delicious. En el caso de Foursquare, las listas resultan mucho más accesibles, pero se hace necesario promoverlas, configurar de propias y, sobretodo, buscar líderes de opinión sobre la temática. Quién sabe, ¡a lo mejor vuestro museo ya recibe check-in y comentarios y no lo sabéis!. Echad un vistazo a estas listas:

4. Tips

De nuevo, se trata de una característica que ya conocemos: comentarios y recomendaciones que vemos a menudo en Facebook, Tripadvisor o blogs. Eso sí, en el caso de Foursquare, cuántos más tips recibamos, mejor posicionamiento obtendremos.

MNACTEC
El geomarketing, ¿una vía de futuro?

A pesar que en el mundo 2.0. no existen predicciones posibles a uno o dos años vista, resulta necesario fijarnos en empresas y multinacionales: se dice que 2013 será el año en que se dará un importante empujón al geomaketing. Si tenemos en cuenta que las instituciones culturales funcionan siempre un paso por detrás de estas empresas, podemos calcular que las herramientas de geomarketing darán un nuevo aire al consumo cultural, probablemente, a partir de 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>