From Mundo 2.0.

antonio-molinari-517231-unsplash

4 ideas para crear una expo online

Las exposiciones en línea representan un recurso muy valioso para los museos, ya que permiten romper con la fugacidad de las exposiciones temporales y mantener vivos los contenidos que se han generado. Con estas palabras da comienzo el artículo “Del Java a Google. Exposiciones online y museos, una pareja de hecho” que hemos presentado en la revista de museología Mnemòsine, de la Associació de Museòlegs de Catalunya. Os hacemos un breve resumen a través de 4 ideas fundamentales para plantear una exposición virtual en tu museo. 

Trabaja una arquitectura ideal

Al visitar una exposición física, todos sabemos que el discurso y la organización del espacio i de las obras resulta esencial para que el visitante se lleve una buena impresión. De esta forma se encuentran los usuarios que acceden a una exposición virtual: la selección correcta de namings, la organización de los menús y de los elementos de ayuda y la jerarquización de ideas son el fundamentales en un espacio online.

Frick_Collection_-_www.joyofmuseums.com_-_external_2

Haz tu propio estudio de Benchmarking

Congresos, workshops o el propio Google son una fuente inagotable de descubrimiento de proyectos inspiradores basados ​​en exposiciones online. Picasso siempre decía que “los grandes artistas copian, los genios roban“, así que no hay excusa para inspirarse (sin copiar, claro). Seguro que te aparecerán como ejemplos la Frick Collection, la exposición Mondrian & De Stijl del Gemeente Museum Den Haag o la muestra Gilabertus, del Museo Episcopal de Vic.

Un puñado de Storytelling

Si de un aspecto van sobrados los museos, este son los contenidos: fotografías, documentos, obra original y material bibliográfico a raudales. El reto siempre es el mismo: saber elegir qué elementos son los idóneos, digitalizarlos y darles un hilo conductor que atraiga al usuario. O lo que es lo mismo, si quieres, aplicar técnicas del llamado Storytelling. Y un consejo: no publiques punto por punto los mismos contenidos que has presentado en la exposición física. No servirá de nada en un espacio virtual, en el que el usuario puede estar visitándolo desde el metro, en la cama antes de acostarse o mientras come su tupperware en la oficina.

No te equivoques de plataforma

Aunque siempre podemos migrar los contenidos a otra plataforma, resulta más eficiente (y rentable, claro) fijarse en las necesidades que tendrá nuestra expo virtual. ¿Qué capacidad de almacenamiento? ¿Queremos un backoffice usable para introducir contenidos regularmente? ¿O mejor utilizar un espacio gratuito? Según vayas respondiendo a estas cuestiones, te irán apareciendo plataformas como el archiconocido WordPress y su primo hermano Drupal; ¿pero por qué no probar en Google Arts & Culture? Bien es cierto que no resulta gratuito del todo, porque el gigante Google te lo hará pagar en especies (derechos de autoría), pero la visibilidad y la difusión del tus colecciones pueden resultar clave.

Si te has quedado con ganas de más ideas y casos de éxito, ¡echa un vistazo al artículo completo!

DmabQRyW0AAEEQA

Reinterpretando la historia del arte en las redes sociales

La ya conocida fotografía de Gijsbert van der Wal con estudiantes adolescentes embobados ante la pintura de la Guardia de Noche de Rembrandt, causó furor en Twitter. Meses después, muchos usuarios aún no han descubierto que, en realidad, se trataba de una actividad didáctica del museo en la que se utilizaba la app móvil de la institución. Pero más allá de esta anécdota, ¿cómo podemos hacer llegar el arte a los adolescentes y al público millennial? Presentamos dos propuestas en las redes que pueden abrir camino.

Cine, historia del arte y reguetón

Un diseñador gráfico japonés, Shusaku Takaoka, reinterpreta los highlights del cine, el mundo de los dibujos animados y las obras de arte más icónicas para presentar nuevas creaciones. Mientras tanto, la cuenta de Tumblr El Arte Pop une dos facetas artísticas: las principales pinturas de la historia del arte y las letras y títulos de canciones pop, reguetón o rock. Dos cuentas en plataformas sociales que pueden parecer simples curiosidades, pero que sintetizan diversas facetas artísticas. ¿Por qué no introducirlo en las clases de historia del arte de secundaria?

@BerniniRocks vs @FcoBorromini

Si a la historia de la rivalidad que esculpió media ciudad de Roma, le damos un portátil, una cuenta de Twitter y unas buenas dosis de creatividad, nos aparecen las cuentas de Bernini 2.0. Borromini2.0. Desconozco quién está detrás, pero es un crack. Y debería convertirse en profesor de secundaria o community manager del Prado. Ambos artistas presentan sus creaciones de manera peculiar pero cercana en lenguaje y tono. Comentan la actualidad del patrimonio cultural, interactúan y discuten con una buena base argumental. Espectacular hilo de Twitter el que viene a continuación…

¿Cómo deberían actuar los museos?

Las que hemos presentado hoy son iniciativas de usuarios privados. Pero pasarlo al mundo de las instituciones, es otra cosa, ya que requiere una estrategia, un presupuesto y, especialmente, que se apueste por la iniciativa. Y puede conllevar dolores de cabeza: tal como apuntaba Nacho Granero en su  blog La Cultura Social al hablar de los videoclips de Sidonie y Beyoncé, participar en este tipo de acciones comunicativas puede suponer una muy buena carta de presentación para los museos. Eso sí, siempre que se haga desde el respeto y sin desvirtuar la obra de arte.

En el caso del arte y las redes sociales, la permisividad es quizás otra. Aún así, se pueden llevar a cabo iniciativas desenfadadas que combinen el lenguaje de los adolescentes -y no tan adolescentes- con pinturas barrocas, esculturas íberas o manuscritos medievales. El caso de éxito más conocido lleva ya siete años en danza. Se trata de los museum mascots del Museo de la Evolución de Burgos, Lucy y Miguelón: una Australopithecus afarensis y un Homo Pre Neandertal que hacen las delicias de los tuiteros entre humor, rigurosidad de los contenidos y empatía. Visto el éxito de los dos homínidos, ¿por qué no han seguido esta línea otros museos? Quizás el hecho de llamar a la puerta del community de Bernini 2.0. o Nostresinyó -la versión románica y catalana- le daría un nuevo aire a las cuentas más institucionales del país.

Para ir cogiendo ideas, os dejamos con una lista de Museum Mascots de instituciones que ya han incluido, con más o menos gracia, personajes y mascotas en su estrategia digital. ¡Que aproveche!

Organiza un encuentro de bloggers culturales [infografía],

Organiza un encuentro con bloggers culturales [INFOGRAFÍA]

Hace unos días participamos desde Mosaics de Cultura en la jornada “Museólogos y periodistas. Nuevas perspectivas y relaciones” del Museu Marítim de Barcelona para hablar sobre el vínculo cada vez más fuerte y constante entre bloggers y museos. Pero no os preocupéis, no os pasaremos el vídeo de 6 horas de la jornada: hemos pensado en esta infografía con pautas y algún consejillo para que el encuentro con prescriptores culturales sea un éxito. ¿Tienes tu propia receta? ¡Cuéntanosla en “comentarios”! Read more

street-art-vancouver_Fotor

¿Hay vida más allá de Facebook y Twitter?

En más de un encuentro formal o informal habréis oído hablar en más de una ocasión esta gran pregunta: ¿cuál es la esperanza de vida de Facebook y Twitter?. ¿Existen alternativas? ¿Acabaremos huyendo tal como han hecho ya algunos amigos?. Seguramente no exista una respuesta immediata, y el día a día, post tras post y tuit tras tuit seguimos en la cresta de la ola. Tal como apuntaba el jefe ejecutivo de Google Eric Shmidt: Read more

Museus 2016: 3 xarxes socials per explorar

Museos 2016: 3 redes sociales por explorar

Hace un tiempo os hablábamos en Mosaics de los primeros museos que se aventuraban en el maravilloso mundo 2.0., con sus miedos, pecados y muy buenas intenciones. Pero, ¿en qué punto se hallan ahora mismo las instituciones museísticas en las redes? ¿Ha llovido mucho? Hoy nos centraremos en 3 plataformas sociales a las que aún no se ha sacado todo el jugo posible: ¡2016 parece un buen año para hacerlo!. Read more